Espasticidad en la EM

By | 2016-03-15T10:09:44+00:00 marzo 15, 2016|Categories: blog, pacientes, Sin categorizar|0 Comments

 

La espasticidad es uno de los síntomas más comunes en la EM, entre el 82% y el 86% de los EM tenemos espasticidad en mayor o menor medida.

Se caracteriza por rigidez muscular y los espasmos musculares involuntarios, que pueden ser dolorosos. espasticidadAmbas cosas dificultan la movilidad e inciden en la calidad de vida.

En la EM, la espasticidad viene provocada principalmente por las lesiones del sistema nervioso que controlan las vías motoras. La persona la percibe como una sensación de rigidez o tensión en determinados músculos, que dificulta el moverlos con normalidad y puede causar aumento de la fatiga. Cuando va acompañado de espasmos musculares, la persona con EM describe una sensación de estiramiento o sacudida que, en ocasiones, puede resultar dolorosa.

 

En este vídeo de vivirconem.com puedes ver Como se manifiesta la espasticidad en las piernas contado por el Dr. Álvarez Cermeño del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid

De forma mucho más gráfica, como nos comentaba otro EM, @UnBodhisattva, hace unos días: si no puedes mantener una fuerza controlada y constante con un músculo, sino que éste va a saltos, tienes espasticidad

 

 

Las personas con EM que tienen espasticidad pueden presentar varios síntomas, incluidos:

  • Mayor tono muscular, hipertonicidad; que puede manifestarse en músculos rígidos, dificultar para mover las articulaciones y problemas urinarios.
  • Espasmos musculares no controlados, que pueden ser aislados o una serie de contracciones musculares rápidas (clonos).
  • Reflejos de los tendones exagerados.

 

Y pueden notar:

  • Dolor que puede ser leve (músculos tensos) hasta agudo (dolorosos espasmos en las extremidades).
  • Despertares nocturno debido al dolor o a la disfunción vesical.
  • Deterioro de las funciones musculares que afecten a la capacidad de la marcha o a cualquier otro movimiento, y también al habla.
  • Aumento notable de la fatiga.

 

La espasticidad es una de las principales razones de discapacidad en la EM y puede aparecer en cualquier momento a lo largo del desarrollo de la enfermedad; varía mucho entre diferentes personas e, incluso, en la misma persona a lo largo del tiempo. Puede ser leve, moderada o grave y un fisioterapeuta especializado nos indicará los ejercicios o cosas que son aconsejables para nuestro caso. Pero como para casi todo, lo aconsejable es mantener un buen estado físico que nos ayude a conservar la flexibilidad muscular, lo cual incluye practicar estiramientos y ejercicios para fortalecer los músculos débiles.

 

En este enlace puedes acceder al libro Guía de ejercicios para mejorar la espasticidad en la EM de Almirall y EME

 

espasticidad2Si crees que tienes espasticidad debes comentarlo con tu neurólogo para que evalúe la gravedad de la misma, y en la mayoría de las asociaciones de pacientes puedes encontrar fisioterapeutas especializados en EM que te ayudarán indicándote los ejercicios o estiramientos aconsejables en tu caso.

 

Para los casos graves de espasticidad hay tratamientos farmacológicos, que deben ser siempre supervisados por tu neurólogo, como son:

  • Baclofeno Oral.
  • Tizanidina Oral.
  • Diacepam Oral.
  • Cannabinoides en espray (THC+ CBD) de pulverización bucal.
  • Toxina botulínica Intramuscular.
  • Baclofeno intratecal.
  • Gabapentina.
  • Clonacepam.

e incluso tratamientos quirúrgicos para los casos más graves.

 

Como tratamientos alternativos que pueden ayudar, junto con ejercicio físico y estiramientos adecuados, se encuentran la acupuntura (para ciertos tipos de dolor) y técnicas de relajación como el yoga y la meditación.

 

¿Tienes espasticidad?, ¿en que te afecta y como la tratas?; cuentanoslo dejando un comentario en esta entrada o enviándonos un correo a hola@somosem.com.

 


 

Fuentes documentales utilizadas en esta entrada:

 

Leave A Comment