Primavera de brotes

Estamos en primavera, este año con muchos cambios de tiempo, inestabilidad a tutiplen y muuucho aire. El cuerpo nos dice que es “una maaaala primavera” (claro que eso pasa casi todas las primaveras 😉 ).Primavera1

Y es que la primavera es una época muy propensa a los brotes, esa gracia de la EM que todos los que tenemos RR tememos a muerte. Pero ¿que es un brote?, pues la aparición más o menos repentina de nuevos problemas neurológicos debidos a la formación de nuevas lesiones en la mielina,

¿Y que son “nuevos problemas neurológicos?, pues como la EM es imprevisible y diferente en cada uno de nosotros, casi cualquier cosa: problemas de visión, falta de fuerza en una extremidad, hormigueo y/o falta de sensibilidad en alguna parte del cuerpo, problemas motores, en algunos casos dolor, problemas de equilibrio … Una de las cosas más divertidas de la EM es el tiempo que nos podemos pasar pensando si esto o aquello es un brote 🙁

Los síntomas pueden/suelen aparecer progresivamente y para considerar que es un brote deben durar más de 24 horas.

 

dudas1Y si me pasa eso, ¿que hago?. Pues esto, lamentablemente, depende mucho de tu hospital. Sin prisa, pero sin pausa, debes contactar con tu enfermera, neurólogo u hospital de día de neurología; allí te harán un reconocimiento para determinar si se trata de un brote y que tratamiento le darán. Si en tu caso es imposible contactar con ellos, debes acudir a urgencias de tu hospital. Un brote no se considera una urgencia médica, pero debe ser puesto en conocimiento de tu neurólogo y debes tener tratamiento adecuado (aunque puedes decidir tu mismo que prefieres no aplicártelo). Ante la duda (razonable) considera que tienes un brote y acude a tu hospital, para que te digan que no lo es siempre hay tiempo.

El tratamiento habitual, una vez determinado que realmente se trata de un brote, son corticoides a dosis altas (1 gr. diario) por vía intravenosa u oral, durante 3, 4 ó 5 días seguidos. Hasta hace poco se administraban por vía intravenosa en el hospital (casi dos horitas en el “sillón” entre que te lo inyectan y el rato que debes estar allí después, para asegurarse de que todo va bien); últimamente se administra a veces por vía oral, tomado disuelto en líquido en tu casa. En cualquier caso, no olvides tomar el famoso Omeprazol como protector estomacal todos esos días.

¿Efectos secundarios? el mejor es que los síntomas del brote suelen remitir bastante, si no completamente; los malos son: nerviosismo, irritabilidad, hinchazón de la cara y el cuerpo, malestar … Y todos ellos persistirán por varios días. Hasta hace poco, una vez terminados los “bolos” de corticoides que te asignaban, te aconsejaban seguir tomándolos en pastilla varios días, rebajando la dosis gradualmente. Ahora hay sitios donde ya no se hace eso y te los quitan de golpe, con lo que tendrás dos o tres días de “síndrome de abstinencia” que pueden ser bastante molestos.

Con todo esto tus nuevos síntomas deberían de haber remitido apreciablemente y lo que queda es que tu neurólogo determine si debe hacerte o no una nueva RM para ver las nuevas lesiones y/o si debes cambiar de tratamiento para la EM por otro que te sea más efectivo.

cabeza-fria

Todos tenemos pánico a los brotes, está claro que indican que las cosas no van bien, pero ante la sospecha seria de un brote mantén la cabeza fría y acude a tu hospital.

 

 

 

Como ayuda documental para esta entrada se han consultado:

Actuar ante un brote de EM. Observatorio EM FEM

Red Pacientes. Esclerosis Multiple

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *