EM: un verano saludable

El 25 de Mayo de 2016, día mundial de la EM, FEMM organizó una jornada con el título “Esclerosis múltiple: un verano saludable”. Este es un pequeño resumen de las charlas que pudimos escuchar en la jornada.

 


El Dr. José Manuel García-Domínguez, neurólogo en la Unidad de EM del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, habló sobre Dieta saludable y esclerosis múltiple.

Comentó que la parte ambiental que influye en la EM se puede modificar con la dieta y desmontó algunos mitos (demasiado habituales en las redes sociales):

  • No hay dietas milagro para la EM. Eliminar el gluten o los lácteos … provoca que nuestra alimentación no esté balanceada o un déficit de calcio, pero no está demostrado que sea beneficioso (salvo que se tenga intolerancia o alergia).
  • No es necesario ni recomendable tomar suplementos de vitaminas sin supervisión médica.
  • Ninguna buena alimentación sustituye al tratamiento, solo puede ayudar.

Habló de los beneficios de la dieta mediterránea (la de toda la vida, la que tenían nuestras abuelas) y de cumplir la pirámide alimentaria recomendada

 

¿Como me pueden ayudar los alimentos?

  • A controlar mi enfermedad:
    • Disminuyendo la inflamación: mejorando mi inmunidad y aumentando mi flora intestinal
    • Favoreciendo la absorción de otros nutrientes
    • Evitando excesos
  • A mejorar mis síntomas:
    • Disminuyendo la fatiga
    • Mejorando los trastornos urinarios
    • Reduciendo el estreñimiento

 

La importancia de la Vitamina D

Aunque aun no están claros los motivos, esta vitamina tiene habitualmente niveles bajos en las personas con EM, pero se ha observado que contribuye a la disminución de las células agresivas de la EM y disminuye la actividad de la enfermedad.

Se obtiene a partir del colesterol por la acción de la radiación solar y también a partir de algunos alimentos (huevos, pescado azul, leche, nueces …). La vitamina D de los alimentos se absorbe mejor si va acompañada de ciertos aceites vegetales, en especial el de oliva; así que es buena recomendación aliñar las ensaladas con aceite de oliva.

 

¿Como puedo con la dieta ayudar a controlar mi EM?  Pues, por ejemplo:

  • Tomando la hidratación necesaria. Por los problemas urinarios muchos tendemos a beber menos agua de la necesaria y estar hidratado es muy importante
  • Comiendo cantidades moderadas más frecuentemente; es mejor comer 4 ó 5 veces al día en menor cantidad y no saltarse comidas.
  • Para la flora intestinal: cada vez la flora intestinal se considera más importante en el control de la inmunidad
    • Una dieta rica en fibra mejora el perfil bacteriano del sistema digestivo
    • Ciertos ácidos grasos de cadena corta (como el acético del vinagre) mejoran el perfil inmunomodulador de las bacterias
  • Aumentando la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6:
    • Comiendo pescado azul, semillas de lino, nueces, frutas ….
    • Colaboran en la formación de mielina, tienen un efecto antioxidante y aumentan la absorción de Vitamina D
  • Evitando excesos:
    • Un consumo elevado de sal aumenta los brotes y lesiones con EM
    • Una dieta rica en grasas conduce al sobrepeso, que se relaciona con peor progresión de la EM
  • Suplementos de vitaminas:
    • Las vitaminas naturales se absorben mejor que los suplementos comerciales
    • No todas la vitaminas tomadas en exceso son inocuas
    • En general solo se recomiendan en caso de niveles muy bajos y bajo supervisión médica.

 

¿Como puedo con la dieta mejorar mis síntomas?

  • Para el ritmo intestinal y la vejiga:
    • Bebe mucha agua, pero evita hacerlo a última hora del día
    • Haz ejercicio físico y sigue dietas ricas en fibra
    • Evita excitantes como el café, el té o los alimentos picantes y evita también diuréticos como la cerveza
  • Para la fatiga:
    • Mantente bien hidratado
    • Evita comidas copiosas o pesadas
    • Come poco y frecuentemente
    • Evita el sobrepeso

 

Conclusiones:

  • No hay una dieta milagro para la EM.
  • Lo mejor es una dieta mediterránea comiendo de todo
  • Come de todo, poca cantidad y frecuentemente y mantente bien hidratado

 


La Dra. Nuria Mendoza Laíz, del departamento de actividad física adaptada y deporte para discapacitados de la Facultad de Ciencias del Deporte de la UCLM nos habló de Actividad física y EM.

Comenzó diciendo que desde 1996 los neurólogos ya recomiendan  hacer ejercicio físico con EM y que, realizado en la medida en que cada uno puede hacerlo, debe ser un hábito de vida, mientras que solo el 28,3% de las personas con discapacidad lo practica. Hay estudios que demuestran que no aumenta el riesgo de padecer brotes y que, aún siendo de baja intensidad, tiene beneficios en la condición física, en la capacidad funcional. el humor, la movilidad y la fuerza.

Está demostrado también que hacer ejercicio de 2 a 3 veces a la semana, durante de 10 a 40 minutos, alcanzando el 60-85% de la frecuencia cardíaca máxima mejora la conducción neural en nuestro cerebro.

Los mejores resultados se obtienen combinando ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza. Estos últimos ademas resultan más “cómodos” al no aumentar tanto nuestra temperatura corporal y e han demostrado muy efectivos en la disminución de la fatiga.

Así mismo se está realizando un estudio que pretende demostrar que el ejercicio físico podría reducir los niveles inflamatorios.

 


Y para terminar el Dr. Rafael Arroyo del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Quirónsalud y el Hospital Ruber Juan Bravo de Madrid habló de Investigación y avances en tratamiento de la EM.

Nos dijo que cuanto antes se apliquen los tratamientos, la llamada ventana terapéutica, más eficacia tienen controlando la enfermedad.

Hizo un repaso por los tratamientos tradicionales (interferones y acetato de glatirámero) comentando los nuevos inyectores disponibles para facilitar el autoinyectado y los plazos mayores entre inyecciones; habló del natalizumab y los riesgos de LMP con virus JC positivo, tranquilizando mucho sobre ese riesgo y de los tratamientos orales que ya se utilizan (fingolimod, teriflunomida, dimetilfumarato).

Habló del alentuzumab (Lemtrada) que se utiliza ya también en España con buenos resultados y la comodidad de su aplicación anual.

Como nuevos tratamientos a la vista habló sobre el daclizumab (inyección subcutánea cada 4 semanas, para EMRR) y el ocrelizumab (aplicación intravenosa cada 6 meses).

Como medicamentos que podrían salir en poco tiempo para las EMRR está el ofatumumab, que inicia la fase III de los ensayos después de verano y el opicinumab (que hasta hace poco se llamaba anti-lingo) que parece que puede remielinizar de forma sustancial las neuronas.

En cuanto a las formas progresivas se encuentran en fase de ensayo clínico el siponimod para secundaria progresiva y el ocrelizumab el laquinimod para la primaria progresiva.

Terminó repasando los medicamentos sintomáticos disponibles y haciendo hincapié en los grandes avances que se están haciendo en nuevos medicamentos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *