Los brotes en la EM

By | 2017-11-29T12:34:48+02:00 junio 28, 2016|Categories: blog, brotes, Jornadas EM, Sin categorizar, somosEM|2 Comments

Hoy os traemos unas notas tomadas en la charla sobre «Los brotes en la EM» que, el 23 de junio, el Dr. Juan Pablo Cuello (neurólogo del equipo de EM del Hospital Gregorio Marañón de Madrid) impartió dentro del los ciclos de charlas que la Unidad de EM del hospital organiza todos los años para pacientes y familiares.

 

LOS BROTES EN LA EM

¿Qué es un brote?

Es una afectación localizada del sistema nervioso central (cerebro, nervio óptico o médula espinal) que dura más de 24 horas. Está autolimitada en el tiempo (en semanas o meses remite, totalmente o casi totalmente dejando alguna pequeña secuela) y sigue un curso progresivo, subagudo

Según el lugar al que afecte dará lugar a diferentes síntomas, típicos de dicho sector; aunque hay zonas del cerebro que, aun estando afectadas, no presentan síntomas detectables.

Hay que tener en cuenta que las EM remitente-recurrente y progresiva recidivante producen brotes, pero en las formas progresivas no hay brotes, sino que la progresión avanza de forma continuada.

 

¿Por qué son importantes los brotes?

Principalmente porque son marcadores de actividad de la enfermedad; nos indican que la EM necesita tratamiento o que el tratamiento utilizado puede estar siendo inefectivo.

Esta actividad es la que luego dejará las «cicatrices» (esclerosis) en el cerebro y/o la médula.

 

¿Por qué suceden los brotes?

liver pancreas nl

Básicamente se produce un proceso inflamatorio que daña la mielina de los axones. Es decir, la capa grasa que protege los nervios y asegura que las señales eléctricas se transmiten bien a través de ellos.

Igual que sucede si dañamos la capa protectora de los cables de la luz, estos daños en la cubierta de los nervios hacen que las señales nerviosas se transmitan mal, o más lentamente, del cerebro a otras partes del cuerpo y viceversa.DrCuello

Por ejemplo, si el daño es en el nervio óptico, aunque los ojos funcionen perfectamente y «vean», la señal que transmiten no llegará correctamente al cerebro y nuestra percepción será la de no ver o hacerlo de forma defectuosa

 

Ejemplos de brotes frecuentes

  • Neuritis óptica
    • Visión borrosa
    • Dolor en los movimientos del ojo
    • Alteración de la percepción de los colores
  • Alteraciones de los movimientos oculares (nistagmo)
  • Síntomas corporales (que suelen afectar a una combinación de partes del cuerpo más que a solo un miembro)
    • Síntomas sensitivos o falta de fuerza en la mitad del cuerpo
    • Falta de coordinación y fuerza en los miembros inferiores …
  • Ataxia: alteración del equilibrio y la coordinación que hace que «parezcamos borrachos»

 

¿Qué no es un brote?

Al principio (y no tan al principio) puede ser una obsesión para nosotros determinar si alguna cosa «nueva» que notamos es o no un brote. Algunos ejemplo de síntomas que no se consideran un brote pueden ser:

  • cualquier síntoma que remite él solo en menos de 24 horas
  • síntomas que afectan a partes muy pequeñas del cuerpo (un dedo, el talón …)
  • cualquier problema de visión que se se arregla con unas gafas
  • olvidos o despistes puntuales del tipo «no sé dónde he dejado las llaves»
  • la fatiga.

 

¿Cómo evito los brotes?

Pues buena pregunta sin respuesta :(. No está claro por qué se producen los brotes, pero sí que:

  • aplicándonos la medicación
  • haciendo ejercicio regularmente

ayudaremos mucho a evitar que se produzca un brote.

 

¿Que hacer si tengo un brote?

Es importante tener en cuenta que un brote es algo que debe conocer el neurólogo y estar en nuestra historia clínica, pero NO es una urgencia médica. Ante la duda observa que tus síntomas duran más de un día y, sin prisa o agobios, intenta contactar con tu neurólogo o con la enfermera del servicio de neurología.

Tu neurólogo te hará una exploración y determinará si realmente se trata de un brote y que tratamiento te recomienda.

 

¿Hay que tratar todos los brotes?

No es «obligatorio» tratar los brotes, aunque si deben quedar documentados en nuestra historia clínica.

Si toleramos bien los síntomas que nos ha producido el brote o éstos son leves, puede que nos recomienden solamente un período de observación para esperar que vayan remitiendo ellos solos.

Si el brote es fuerte, o los síntomas producidos son incapacitantes, el neurólogo nos recomendará un tratamiento que consistirá en corticoides intravenosos a dosis altas (1 gr. diario) durante 3 ó 5 días (en algunos hospitales empiezan a suministrarlos a igual dosis pero orales). Hay brotes que aún con el tratamiento no remiten, entonces pueden optar por hacernos una plasmaféresis; pero esto es un tratamiento mucho más invasivo y que requiere hospitalización.

El tratamiento con corticoides acelerará la desaparición de los síntomas, pero no va a tener influencia dentro del curso de la EM en nosotros o en las esclerosis que nos produzca el brote.

 

Conclusiones

  • Los brotes son consecuencia de una afectación focal localizada den el cerebro o la médula espinal
  • La presencia de brotes indica que hay actividad inflamatoria
  • Es fundamental que nuestros brotes estén documentados en nuestra historia clínica para que nuestro neurólogo pueda plantear la mejor estrategia de tratamiento
  • Los tratamientos que utilizamos para la EM buscan evitar los brotes. Es importante utilizar la medicación

 

¡ Muchas gracias al equipo de EM del Hospital Gregorio Marañón por tenernos en cuenta a los pacientes y organizar estas charlas divulgativas para nosotros !

2 Comments

  1. Graciela René Roa 4 julio, 2017 at 1:02 am - Reply

    Tengo Esclerosis múltiples hace 16 años. Muy buena información , muchas gracias

  2. gloria 1 julio, 2016 at 6:47 pm - Reply

    Una vez mas, gracias por compartir

Leave A Comment