La apatía

By | 2016-08-30T08:55:28+02:00 agosto 30, 2016|Categories: blog, pacientes, Sin categorizar, síntomas|3 Comments

apatia-1Ayer estuve leyendo un post de Alberto Ruiz Maresca @ajruizmaresca sobre SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS Y EMOCIONALES ASOCIADOS A LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE: APATÍA que me resultó muy interesante. Ese es el  síntoma psicológico que yo más asocio como compañero de la EM a lo largo de los años y no me resisto a hablar hoy de ello. Recomiendo sinceramente que os leáis la entrada de Alberto.

En ella la apatía se define, cito textualmente: «La apatía será por tanto un estado en el que la persona, emocional, motivacional y psicológicamente se encuentra sin rumbo, a la deriva, asociando esa pérdida de rumbo a estados emocionales y por tanto al estado de ánimo de la persona.»

 

A raíz del diagnóstico la cabeza se nos pone como una marmita cociendo poción mágica y nos asalta la ira, la depresión, la negación, los sentimientos de culpa … pero con el tiempo casi todos nosotros conseguimos aceptar la nueva situación y aprendemos a convivir con ella. Y esto implica darnos cuenta de que no podemos, o nos cuesta mucho, llevar el mismo ritmo de vida que nuestros amigos o familiares sanos y de que tenemos bloqueos mentales y/o problemas de concentración (continuos o en momentos de más agobio) que nos provocan sensación de impotencia o inseguridad. Al menos eso es lo que me pasa a mi y la sensación de fatiga, tan característica de la EM, no es precisamente una ayuda en esos momentos.

Después de 6 años de diagnóstico he aprendido a vivir con mi EM con cierta «elegancia», pero bastante a menudo me asaltan temporadas de fuerte apatía, de que todo me da igual y nada me apetece, eludo las relaciones sociales y me cuesta y me agobia hacer cualquier cosa. Y si tengo que hacer cosas «obligatorias» (trámites con la administración, exámenes …) el agobio y la desgana son aún mayores, me parece que las cosas son irresolubles y yo una inútil (que se que lo soy, pero no tanto ;)).

 

apatia-2Lo que peor llevo de la apatía es que me hace postponer decisiones y cosas que tengo que hacer, sin una razón de peso para ello, simplemente me cuesta un mundo hacer determinada cosa o tomar aquella decisión: no va a servir para nada, va a salir mal …

En su entrada Alberto da algunas claves para intentar vencer este estado apático que me han parecido bastante útiles y voy a intentar aplicarlas. Quizá la que más me ha gustado es:

«Es importante que no te enfrentes a una lista interminable de «cosas pendientes» pues tener muchas cosas por hacer, pondrá en marcha tu pensamiento justificativo y por tanto tu esquema para retrasarlo todo. Es mejor, mucho mejor, que te propongas una sola cosa y que centres toda tu energía en intentar hacerla. No busques la perfección, sino hacerla. En otro momento mejoraremos el cómo lo hacemos.»

 

Si te animas a  contarnos como llevas tú la apatía y de que manera intentas vencerla dejanos un comentario en esta entrada o envíanos un correo a hola@somosem.com.

 

 

 

3 Comments

  1. Salvi 30 agosto, 2016 at 11:49 pm - Reply

    Yo intento dejar pequeñas cosas que hacer cuando veo que estoy perdiendo las ganas, cosas insignificantes para otros pero que a mi me gusta hacer para evadirse de la apatía he incluso para no acabar con depresión, desde hacer maquetas a limpiar pescado, a mi me gusta por raro que parezca y si me funciona me da igual lo que pueda parecer.

    • CleoLagos 31 agosto, 2016 at 10:44 am - Reply

      Hola Salvi!,
      buena estrategia :).
      A veces, cuando hay algo que quiero hace y algo que no me apetece nada yo hago lo mismo; me pongo con el tostonazo y me dejo «de recompensa» lo que me apetece, para cuando me da la hartura.
      Por cierto, creía que yo era la única persona en el universo a la que le gusta limpiar pescado; ¡gracias por ser mi compi en eso! 😉
      Un abrazo, Cleo

      • salvi 31 agosto, 2016 at 3:17 pm - Reply

        Hola cleolagos
        No, nunca seremos los únicos en algo je je. Aunque si te digo la verdad me gusta más comermelo, si es frito mejor, aunque ya no recuerdo la última vez que lo comí frito, siempre me han dicho que evite los fritos, no se llevan bien con la esclerosis y prefiero no comprobarlo.
        Y si, creo que todo es cuestión de organización y aparcar cosas que nos apetezca hacer cuando se puedan aparcar para cuando necesites de ellas
        Un saludo compi je je

Leave A Comment