Ser un esclerótico informado

Vivimos en la era de las “avalanchas de información”. Estamos tan saturados de información que muchas veces, aunque un tema nos interese, no tenemos tiempo de leer lo que nos sería útil y filtrar lo interesante de lo que nada nos aporta es realmente agotador.info-2

Yo soy una lectora impenitente, de todo tipo de cosas, y me interesa mucho leer artículos serios sobre la EM; pero a veces me saturo con tantas cosas que leo, muchas de ellas discutibles por no decir que de escaso (nulo) interés.

 

Aún así, estar informado nos reporta muchas ventajas. Desde la evidente de no dejarnos vender la moto con “terapias milagrosas” que nos van a curar a cambio de bastante dinero (la EM no tiene cura hoy por hoy, no es agradable oír eso, pero es la verdad) hasta la de poder entender mejor lo que los médicos nos cuentan en la consulta o tomar nuestras propias decisiones respecto a las medicaciones.info-1

Y no solo respecto a las medicaciones. Muchas personas con EM son (yo lo fui mucho tiempo) como las mascotas que llevamos al veterinario; éste los examina y nos dice lo que les tenemos que dar, la mascota se lo toma (o no 😉 ) y vuelve a la siguiente revisión veterinaria cuando nosotros la llevamos. Seguramente la mascota vive más feliz que nosotros y se preocupa mucho menos de todo. Pero yo prefiero informarme y poder decidir sobre lo que hago con mi EM y mi vida.

info-3Cien mil veces hemos oído que la EM es distinta en cada uno de nosotros, y realmente lo es. Lo que yo decida para mi y me vaya bien no tiene por qué apetecerle o irle bien a otro esclerótico; así que no voy a venderos mis creencias, pero si contaros que desde que cambié mi alimentación a las cosas que, según la información que yo tenía, me harían menos daño, empecé a hacer el ejercicio y la rutina de sueño que, según la información que yo tenía, me iría mejor y decidí quedarme con el tratamiento que, según la información que yo tenía, era el que yo quería, me encuentro mejor, físicamente y conmigo misma, con mi enfermedad y con mis pinchazos y sus efectos secundarios. Será que no puedo echarle la culpa a nadie, porque yo lo elegí todo, pero lo llevo mucho mejor.

Seguir viviendo (o intentándolo) como si no hubiera habido un diagnóstico, sin intentar cuidarnos o saber nada de lo que acarrea la EM es una opción, pero que suele llevarnos a estar de mal humor, tolerar mal nuestros síntomas y tratamientos y no vivir en paz con nosotros mismos.

Por todo esto siempre recomendaré que nos informemos en fuentes serias, que acosemos a preguntas al neurólogo, que asistamos a charlas sobre el EM y que tomemos nuestra propias decisiones; siempre vivirá más a gusto consigo mismo el que tome una decisión “equivocada” (es muy discutible que haya decisiones equivocadas, son las que cada persona elige y no podemos juzgarlas desde fuera) que quien simplemente se deja llevar como una maleta rodando por el aeropuerto.

¡Preocupate de informarte y toma control, y decisiones sobre tu vida, merece la pena!

 

Si te animas a contarnos tus decisiones sobre tu estilo de vida o tu tratamiento o en que fuentes te informas sobre la esclerosis, déjanos un comentario en esta entrada o escríbenos un correo a hola@somosem.com

2 opiniones en “Ser un esclerótico informado”

  1. Podéis hacer una entrada con Aubagio? Es la que me ha recomendado el neurólogo, pero he tenido malas experiencias con otras y abandone los tratamientos. Creo que tengo que retomarlo, pero me da miedo sin más info. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *