Más sobre la alimentación

 

De las Pirámides a los Platillos…
una evolución necesaria       (*)

 

Tenemos que creernos que somos lo que comemos, porque es cierto. Y darnos cuenta de que actualmente vamos apartando de nuestra alimentación los productos frescos (más caros, con más variedad de sabor pero de caducidad más rápida) y abusando de los productos ultraprocesados (más baratos, más ricos y que se conservan mucho tiempo). Buscamos la comodidad frente a la seguridad, la calidad y la salud.

Y en nuestro caso no debemos ignorar que muchos estudios y teorías van apuntando a que nuestras bacterias intestinales juegan un papel muy importante en los procesos inflamatorios y, por tanto, en el curso de la esclerosis múltiple.

Hasta no hace mucho las recomendaciones para nuestra alimentación se basaban en la antigua pirámide alimenticia, concebida por el departamento de Agricultura USA, que enviaba el mensaje “las grasas son malas”

 

 

 

 

 

La nueva pirámide actualiza esa aseveración y recomienda un consumo ocasional de grasas animales o saturadas y sí recomienda el consumo de grasas vegetales no saturadas, especialmente el aceite de oliva.

 

 

 

 

Acorde a esta nueva pirámide, expertos en nutrición de la
escuela de Salud Pública de Harvard crearon en 2011 esta composición ideal del plato para comer saludable.

Pasamos de la “pirámide” a los “platillos” 😉

¡¡ Animate a seguir sus consejos!!

 

 

 

Se trata de cuidar nuestra microbiota intestinal (anteriormente llamada microflora intestinal, es la población de microbios que habitan en nuestros intestinos) y que:

    • Ayuda al cuerpo a digerir ciertos alimentos que el estómago y el intestino delgado no son capaces de digerir.
    • Contribuye a la producción de algunas vitaminas (B y K).
    • Ayuda a combatir las agresiones de otros microorganismos, manteniendo la integridad de la mucosa intestinal.
    • Desempeña un papel importante en el sistema inmune, actuando como efecto barrera.

 

La microbiota se ve muy influenciada por nuestra dieta, el consumo de alcohol y tabaco, las horas de sueño … En nuestra dieta le perjudican especialmente los edulcorantes, aditivos y emulsionantes. Y la potencian los prebióticos y los probióticos.

Los prebióticos son  carbohidratos que están presentes de forma natural en alimentos tales como leche, miel, hortalizas y verduras (puerro, alcachofa, espárragos, ajo, cebolla,…), frutas, cereales (trigo, avena), legumbres y frutos secos…  Y los probióticos son micoroorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo huésped, como ejemplos tenemos los yogures frescos, el kéfir, chucrut y muchos otros productos lacto-fermentados.

 

No nos dejemos influir tanto por las promesas que nos vende en televisión la publicidad de los alimentos procesados; las recomendaciones de Carmen Funes Molina  (@tanenfm), Enfermera del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, son:

  • Alimentos frescos (mercado)
  • Productos tradicionales y locales
  • No evitar las grasas, evitar los azúcares
  • Cocinar
  • No hay que comer de todo
  • Comer menos cantidad

 

y nos anima a  consultar estos blogs:

y visitar la web Sinazucar.org.

 

Si te animas a contarnos en que ha cambiado tu alimentación tras el diagnóstico y como te va con el cambio escríbenos un comentario en esta entrada o un correo a hola@somosem.com; compartiendo nuestras experiencias aprendemos todos.

 

(*)

Esto son notas personales sobre la documentación de la charla impartida por  Carmen Funes Molina  (@tanenfm), Enfermera del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el 28 de Marzo de 2017. Esta charla se impartió dentro del ciclo EMarañados, charlas divulgativas que el servicio de Neurología de este hospital organiza todos los años para pacientes y familiares. Los errores que pueda haber en esta entrada son responsabilidad exclusivamente mía.

También consulté la web www.gutmicrobiotaforhealth.com para hacer esta entrada

3 opiniones en “Más sobre la alimentación”

  1. Hay algo en lo que no estoy de acuerdo, recientemente se ha demostrado que el huevo de gallina no es tan malo como creímos, si, tiene colesterol pero en concreto el de huevo puede hasta útil para reducirlo, por otro lado la proteína del huevo de gallina es muy parecida a la humana y la proteína es energía para nosotros igual que la carne, aunque para nosotros la ideal es la carne blanca, pollo, pavo y conejo.
    Una dieta sana puede tener hasta el 35% de proteína y no hablo de dietas absurdas tipo Dukan, hablo de una dieta sana, el resto ha de ser fruta verdura lo más cruda posible y que no se nos olviden las legumbres.
    Por supuesto olvidarnos de la sal poco a poco pero conseguir sodio de otros alimentos, el sodio es útil para relajar y contraer los músculos además de ayudar al riñón a filtrar la orina.

    Es resumen. Es útil la alimentación? Por supuesto, pero para cualquier persona, solo que creo que ese gráfico tiene un par de detalles que no estoy de acuerdo bajo mi opinión.

    1. Hola Juan,
      en general estoy de acuerdo contigo, pero no soy ni médico ni nutricionista, así que en mi caso solo son opiniones. El huevo, efectivamente, ya no es tan malo como decían y, de hecho, en la pirámide nueva (la buena) aparece entre los productos de consumo diario, aunque en la antigua aparecía más restringido. De hecho creo que todo lo que dices aparece así en la pirámide nueva, salvo quizá que parece recomendar algo menos de proteina.
      Gracias por comentar!!. Un abrazo, Cleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *