Problemas urinarios en la EM

WC1

¿Alguno de vosotros ha tenido problemas urinarios? … si tienes EM la respuesta tiene muchas posibilidades de ser afirmativa. Muchos de nosotros tenemos problemas de urgencia, o micción incompleta, o incontinencia, o …, hasta un 80% de las personas con EM desarrollarán problemas urinarios.

 

Cuando la vejiga está llena envía una señal al cerebro que a su vez envía otra, a través de la médula
espinal, al músculo detrusor y al esfínter; estos dos músculos coordinados permiten que la orina sea expulsada.

Cuando hay problemas de comunicación entre el cerebro, la médula y el sistema urinario SueloPelvicoa veces se provocan contracciones en  el músculo detrusor de la vejiga aunque ésta no esté llena, la sensación es la de necesitar orinar muy frecuentemente, pero en pequeñas cantidades; se llama “vejiga hiperactiva”. Es un problema de almacenamiento en la vejiga.

En otros casos el esfínter se contrae involuntariamente antes de terminar la descarga de la vejiga provocando que en ella quede orina residual que no se elimina y puede provocar infecciones. Es la “micción incompleta”, un problema de vaciado de la vejiga.

Y como la EM es imprevisible ¡hay personas con EM que tienen ambos problemas conjuntamente!

 

Lo primero que debemos hacer cuando detectamos problemas es hablar con el neurólogo, es importante que se diagnostique cual es el problema que nos afecta a nosotros y que gravedad tiene; por ejemplo, si nuestro problema son las micciones incompletas, es importante hacer mediciones de cual es la cantidad de orina que permanece en la vejiga, el tratamiento puede variar en función de ello.

También tenemos que entender que estos problemas no son solo molestos desde el punto de vista social, pueden desencadenar infecciones renales graves; y que la solución no es dejar de beber agua para no tener gana de orinar, nuestros riñones necesitan que bebamos entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

 

Algunos de los síntomas urinarios que pueden sufrir los afectados de EM son:

  • WC3Urgencia o tener la necesidad de ir a orinar con la sensación de que la orina no se puede contener.
  • Polaquiuria o aumento de la frecuencia del deseo de orinar.
  • Nicturia o aumento de la frecuencia de la necesidad de orinar por la noche.
  • Incontinencia urinaria o pérdida del control sobre el lugar y el momento de iniciar la micción.
  • Dificultad para iniciar la micción, a pesar de tener la sensación de tener ganas de orinar.
  • Incontinencia de rebosamiento o “goteo de orina” no relacionado con el esfuerzo, que puede ser provocado por una vejiga distendida y demasiado llena.
  • Sensación de micción incompleta una vez terminada la micción voluntaria, que no se vació la vejiga por completo.
  • Flujo débil de orina, el flujo es muy fino y lento

 

Si le reportamos alguno de estos síntomas al neurólogo lo más probable es que nos envíe a un reconocimiento urológico para determinar el problema y poder tratarlo.  Posibles soluciones serán:

  • fármacos, hay varios  que pueden solucionar o aliviar el problema de la urgencia de orinar y nos permitirán recuperar nuestra calidad de vida,
  • sondas, no es demasiado difícil aprender a sondarse una mismo si una enfermera nos enseña y, aunque siempre conlleva riesgo de infecciones, soluciona el problema social
  • inyecciones de botox en la vejiga, para recuperar los músculos que la controlan

 

Pero necesitemos o no tratamiento, algunas medidas de tipo higiénico y dietético pueden ayudar a mejorar algunos de estos síntomas:

  • Limitar la cafeína o el alcohol, ya que actúan como irritantes de la vejiga y aumentan el deseo de orinar.
  • Beber suficiente agua para mantenerse hidratado y favorecer la eliminación de bacterias presentes en el tracto urinario reduciendo el riesgo de infecciones y de lesión del riñón
  • Disminuir la ingesta de líquidos dos horas antes de realizar actividades en lugares donde no habrá disponibilidad de baño y también después de la cena para evitar despertarse con frecuencia durante la noche.
  • Planear la acción de orinar cada 2-3 horas, intentando no ir al baño entre medias
  • Tomar arándanos o zumo de arándanos, que ayudan a prevenir las infecciones urinarias
  • Es muy importante hacer ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica. Los abdominales hipopresivos o ejercicios de Kegel ayudarán a mejorar el tono y la fuerza de los músculos de la zona haciendo más fácil el control. Aquí tienes un vídeo de Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en personas con EM, que te dice como hacerlos correctamente

CUENTANOS tu experiencia y soluciones dejando un comentario en esta entrada o escribiéndonos a hola@somosem.com 

Fuentes documentales para esta entrada han sido: